__owner_unit_wo_info__

Baby Boomers: 1946–1964 

Generación X: 1965–1977

Millennials: 1978–1995 

Generación Z: 1996–2017

Generación Crypto: 2018…

Corre el año 2018. Donald Trump es el actual presidente. Cada día parece más probable que Kylie Jenner sea la próxima. Todavía no se han masivizado los jet-packs pero sí los autos eléctricos sin conductor. Nuestros espacios privados están siendo invadidos por nuevas formas de vida emergentes que vienen con nombres como Alexa y Siri. Pronto se volverán conscientes.

Bienvenidos al 2018. Los nacidos este año y en adelante podrían ser mejor conocidos como Generación Crypto. 

Dinero en efectivo. C.R.E.A.M. Billetes de dólares para todos. Eso se acabó. Estos nuevos humanos crecerán en un mundo donde el efectivo o el dinero en papel será desplazado. Gradual, y luego repentinamente. El efectivo gobernaba, pero en un mundo digital ya no es relevante. Tradicionalmente hay dos usos precisos para el efectivo. Pequeñas, micro transacciones como comprar café o para dejar propina. Ese es un uso válido para el efectivo. ¿El segundo? Comprar bienes en el mercado negro o pagar por cualquier transacción que no deseamos que nuestra familia, el gobierno o el banco se entere. Para cualquier otra transacción podemos usar una tarjeta de crédito o una cuenta bancaria.

Esto está por cambiar. Mientras las blockchains comiencen a escalar, y nuevas tecnologías como la Lightning Network en Bitcoin empiecen a madurar, las pequeñas cypto-transacciones se volverán triviales. Tan trivial que no habrá ninguna diferencia si estás pagando por tu café; o dando propinas a un camarero en persona; o pagando a alguien del otro lado del mundo para actualizar tu dispositivo de comunicación de oscilador de partículas o dando micro-propinas a alguien en línea para agradecerle por ser un buen anfitrión en tu mundo de VR. Los pagos por cualquier cosa, grande o pequeña simplemente serán más eficientes en la blockchain. ¿Y los bancos? Simplemente no serán necesarios.

¿Esos pagos más delicados que mencionamos? ¿Los que te gustaría mantener discretos y anónimos? Esos serán facilitados por las próximas generaciones de las criptomonedas orientadas a la privacidad, como Monero, Dash y Zcash. El futuro es probable que sea abundante en todo tipo de vicios, tanto físicos como virtuales. Vicio significa grandes negocios y las criptomonedas de privacidad del futuro serán numerosas, imposibles de localizar e imposibles de rastrear.

La transición a este futuro impulsado por las blockchains ya está en marcha. Mira a tu alrededor y verás que las señales son obvias. Es posible que hayas notado que los adolescentes, que nunca han conocido un mundo en el que no es posible conectarse en línea y estar constantemente conectados, son cada vez más intolerantes a la incompetencia y la ineficiencia.

Las viejas formas no tienen sentido para ellos. Esta generación encabeza la creciente ola de bancos digitales que existen solo en el mundo digital. No tienen personal, solo una serie de algoritmos e IAs que se han vuelto tan implacablemente eficientes que no es posible saber si son humanos o no. ¿La prueba de Turing? Ha sido aprobada.

Bienvenido entonces a la Generación Crypto! 

La generación que interrumpirá todo. La política como de costumbre está muriendo. La Generación Crypto simbolizará el mundo. Demócratas y republicanos serán irrelevantes. Trump es la primera ola de esto. Esto es inevitable. La Generación Crypto se convertirá en un tsunami abrumador, imparable, políticamente cargado y devastador culturalmente de un cambio exponencial a través de las ICO. La democracia en sí misma se pondrá en la cadena de bloques y por primera vez en la historia humana, los responsables de la toma de decisiones se verán obligados a participar del juego. La Generación Crypto está aquí y nada volverá a ser lo mismo.

Baby Boomers: 1946–1964 

Generación X: 1965–1977

Millennials: 1978–1995 

Generación Z: 1996–2017

Generación Crypto: 2018…

Corre el año 2018. Donald Trump es el actual presidente. Cada día parece más probable que Kylie Jenner sea la próxima. Todavía no se han masivizado los jet-packs pero sí los autos eléctricos sin conductor. Nuestros espacios privados están siendo invadidos por nuevas formas de vida emergentes que vienen con nombres como Alexa y Siri. Pronto se volverán conscientes.

Bienvenidos al 2018. Los nacidos este año y en adelante podrían ser mejor conocidos como Generación Crypto. 

Dinero en efectivo. C.R.E.A.M. Billetes de dólares para todos. Eso se acabó. Estos nuevos humanos crecerán en un mundo donde el efectivo o el dinero en papel será desplazado. Gradual, y luego repentinamente. El efectivo gobernaba, pero en un mundo digital ya no es relevante. Tradicionalmente hay dos usos precisos para el efectivo. Pequeñas, micro transacciones como comprar café o para dejar propina. Ese es un uso válido para el efectivo. ¿El segundo? Comprar bienes en el mercado negro o pagar por cualquier transacción que no deseamos que nuestra familia, el gobierno o el banco se entere. Para cualquier otra transacción podemos usar una tarjeta de crédito o una cuenta bancaria.

Esto está por cambiar. Mientras las blockchains comiencen a escalar, y nuevas tecnologías como la Lightning Network en Bitcoin empiecen a madurar, las pequeñas cypto-transacciones se volverán triviales. Tan trivial que no habrá ninguna diferencia si estás pagando por tu café; o dando propinas a un camarero en persona; o pagando a alguien del otro lado del mundo para actualizar tu dispositivo de comunicación de oscilador de partículas o dando micro-propinas a alguien en línea para agradecerle por ser un buen anfitrión en tu mundo de VR. Los pagos por cualquier cosa, grande o pequeña simplemente serán más eficientes en la blockchain. ¿Y los bancos? Simplemente no serán necesarios.

¿Esos pagos más delicados que mencionamos? ¿Los que te gustaría mantener discretos y anónimos? Esos serán facilitados por las próximas generaciones de las criptomonedas orientadas a la privacidad, como Monero, Dash y Zcash. El futuro es probable que sea abundante en todo tipo de vicios, tanto físicos como virtuales. Vicio significa grandes negocios y las criptomonedas de privacidad del futuro serán numerosas, imposibles de localizar e imposibles de rastrear.

La transición a este futuro impulsado por las blockchains ya está en marcha. Mira a tu alrededor y verás que las señales son obvias. Es posible que hayas notado que los adolescentes, que nunca han conocido un mundo en el que no es posible conectarse en línea y estar constantemente conectados, son cada vez más intolerantes a la incompetencia y la ineficiencia.

Las viejas formas no tienen sentido para ellos. Esta generación encabeza la creciente ola de bancos digitales que existen solo en el mundo digital. No tienen personal, solo una serie de algoritmos e IAs que se han vuelto tan implacablemente eficientes que no es posible saber si son humanos o no. ¿La prueba de Turing? Ha sido aprobada.

Bienvenido entonces a la Generación Crypto! 

La generación que interrumpirá todo. La política como de costumbre está muriendo. La Generación Crypto simbolizará el mundo. Demócratas y republicanos serán irrelevantes. Trump es la primera ola de esto. Esto es inevitable. La Generación Crypto se convertirá en un tsunami abrumador, imparable, políticamente cargado y devastador culturalmente de un cambio exponencial a través de las ICO. La democracia en sí misma se pondrá en la cadena de bloques y por primera vez en la historia humana, los responsables de la toma de decisiones se verán obligados a participar del juego. La Generación Crypto está aquí y nada volverá a ser lo mismo.

Close